ArGeNtiNa ( ViAJe)

PAIS: ARGENTINA  

AÑO: 2005  /  DIAS: Septiembre 8 al 19


BUENOS AIRES / IGUAZU / BARILOCHE / BUENOS AIRES

Se puede decir que Argentina fue mi primer gran viaje al cual me enfrente por primera vez en una silla de ruedas. Al principio te surgen esos miedos que son normales al alejarte tan lejos de tu entorno pero algún día había que dar ese primer paso.
 

En primer lugar contaros que fui con tres amigos sin los cuales ese viaje no hubiera sido lo mismo ya que me surgieron muchas sorpresas sobre todo de accesibilidad.

Para la preparación del viaje me puse en contacto con un conocido argentino. Me proporcionó una agencia de viaje de Buenos Aires (Plaza Vista Viajes) con el que hice todo el viaje (cosa de abaratar los costes). Lo único que yo cogí desde aquí fue el viaje Bilbao-Madrid y Madrid-Buenos Aires ida y vuelta por supuesto, el resto la agencia Argentina se encargó de ello.Todo lo que me ofrecieron sonaba muy muy bonito y fue difícil la elección de todo el viaje. Teniendo en cuenta el presupuesto y los días de vacaciones que teníamos, éste fue el recorrido que hicimos.

Salimos un 8 de Octubre prontito desde Bilbao con rumbo a Madrid y a media mañana salimos destino a Buenos Aires al aeropuerto internacional Ezeiza. Fue un largo viaje de 12 horas las cuales se hacen pesadas de verdad pero bueno la emoción puede con todo tipo de cansancio, creedme.
 

A la llegada tuve ya mi primera sorpresa de este primer viaje: la furgoneta que nos vino a buscar no tenía nada de adaptado, era una simple furgoneta, si no recuerdo mal una Renault transit. Eso sí, una guía nos esperaba en el aeropuerto con muy buenas palabras pero sin solución alguna para subir a la furgoneta. En aquel momento me vino a la cabeza los email en los cuales la agencia me preguntaba por el peso de la silla si se podía plegar , medidas etc. y pensaba yo “¡para qué coño me habrán preguntado todo eso!”. Pero bueno como siempre todo problema tiene su solución y no fue otra que uno de mis amigos me cogiese en brazos y me ayudara a subir a la furgoneta (pobre espalda de mi amigo, no sabia lo que le esperaba.)

Los dos primeros días los pasamos en Buenos Aires para refrescarnos un poco del largo viaje y empezar a conocer la Capital Argentina, ya que luego a la vuelta a casa pasábamos otra vez por ella. 

El hotel en el cual me alojé fue el Americas Towers. El hotel, si no recuerdo mal, está ubicado en un lugar bastante céntrico y  la habitación adaptada no estaba mal, mi puntuación personal sería un 5’5, no más.

Tras dos días de pateada en la capital Argentina nos trasladamos a nuestro primer destino: las cataratas de Iguazu. El traslado fue idéntico al otro, una furgoneta que nos llevó al Aeropuerto local de Buenos Aires (Aeroparque) y la forma de subir a ella igual: a brazos de mi amigo. La resignación pudo con nosotros.

Como comentario al aeropuerto local de Buenos Aires recuerdo que nos colaron todas las colas de facturación y nos metieron por la cola de facturación de Business , un gran detalle que no tienen todas las aerolíneas. Una vez facturadas las maletas me separaron de mis amigos ya que a mi me llevaban con una especie de papa móvil al avión.

El avión se encontraba en pista y no en un finger o manga como dicen por allí.Después de un viaje de aproximadamente de 1 hora aterrizamos en el aeropuerto de Iguazu el cual se encuentra rodeado de muchísima vegetación. Sorprende el aterrizaje, la primera impresión al salir del avión era de mucho calor y humedad, pero bueno el calor se agradecía, tras recoger las maletas y esperar a nuestra agencia me llevé la segunda gran sorpresa: un minibus, ¡¡cómo subo yo allí!! fue mi pregunta pero bueno otra vez a tirar de mi amigo y del guía que la verdad se portó muy bien. Mirad las fotos al final de esta entrada.

Después de acomodarnos en el minibus y un viaje aproximadamente de una hora por diferentes hoteles llegamos al nuestro: hotel Falls Galli justo después de pasar la frontera de Brasil. Este hotel desde el punto de vista de accesibilidad está bien pero el baño falla por completo, es aceptable pero lejos de mi gusto. Yo le daría un 4 y gracias.

Al día siguiente llegó nuestra primera visita a las cataratas de Iguazu y más concretamente al lado Brasileño, otra vez en el minibus del día anterior pero bueno ya le habíamos cogido el truco a subir y bajar.

Se puede decir que las cataratas en la zona Brasileña después de cruzar la entrada y coger los tickets tiene como dos zonas. La zona donde normalmente el bus dejaba a la gente y de ahí va andando por unos caminos los cuales bajan al pie de la catarata y otra que es la zona de llegada de esta primera en la cual te recogen. A nosotros nadie nos dijo nada de si una parte estaba adaptada o no, a nosotros nuestro guía nos dejó en la primera y no dijo que por ese camino llegábamos a la otra zona y allí había un ascensor que nos subía de nuevo a la zona del minibus. 

Según llegamos a esa primera zona vimos unas pequeñas escalera las cuales me llamaron la atención pero bueno le pregunté a un guía que había por allí y me dijo el cachondo de él que era solamente unas 15 escaleras. Creo que fueron cerca de 100 las que bajé. La gente alucinaba con nosotros bajando escaleras como locos pero bueno como nos decían que al final había ascensor para qué preocuparnos.
 

La verdad que la bajada valió la pena: vegetación, animales etc, a medida que bajábamos se oía un ruido cada vez mayor el cual indicaba la cercanía de la catarata, después de unos 25min bajando llegamos al pie de la catarata y fue impresionante estar allí abajo. Nos mojamos enteros de arriba a abajo pero mereció la pena, el río estaba muy muy crecido ya que las semanas anteriores habían sido de mucha precipitación y daba hasta miedo el meterse allí pero ¡cómo vas a perder esa maravilla!.

Y para el que tenga dudas, sí que había un ascensor el cual te subía para arriba de nuevo.

El resto del día lo pasamos visitando más cosillas en nuestro súper minibus (represa de Itaipu, Cruces de los tres fronteras etc. nada de mención).
 
Al día siguiente fuimos a visitar las cataratas pero en su parte Argentina, la verdad que esta zona si está mejor preparada. Se puede decir que desde la entrada ves carteles los cuales te guían por donde ir y por donde no desde el punto de vista de una silla de ruedas.
 
Para acercarte a las cataratas tiene un pequeño trenecito el cual tiene un parte reservada para la silla y sus acompañantes, este tren te deja a pie casi casi de las cataratas y desde allí andando haces diferente recorridos por unas pasarelas las cuales están perfectamente preparadas para andar sobre ella y su gran mayoría son lisas y anchas.

 

 

Como comentario al día en las cataratas de Argentina me quisieron bajar a la garganta del diablo para andar en lancha, que por cierto mis amigos sí que bajaron y menos mal que no fui yo ya que según sus comentarios era difícil el bajar por aquellos caminos, si por el guía fuera no había problemas para bajar palabras textuales de él………. ah otro comentario en el restaurante de la parte adaptada fui incapaz de encontrar un baño adaptado……..seria el calor que me cegaba la vista quien sabe…
 
Nuestro viaje en Iguazu terminó y pusimos rumbo a Bariloche haciendo escala en Buenos Aires aprox unas cinco horas con transbordos y más. 
 
El tiempo había cambiado por completo de los 30ºC de Iguazu pasamos a los 2ºC de Bariloche. ¡¡Que frío!! y nosotros con ropa de Verano, enseguida nos compramos unos abrigos, gorros y a tirar millas de nuevo. Por cierto aquí también otra furgonetilla como la de Buenos Aires……ya me estaba empezando a cansar de estas furgonetas. El hotel en el que dormíamos era el Kenton Palace. Un hotel renovado pero el cual la habitación adaptada era pequeña y la entrada un poco rara a través del restaurante. Yo le daría un 4 de puntuación.
 

 

En los siguientes días teníamos programadas diferente excursiones: Circuito Grande y Circuito Chico por los alrededores de Bariloche que por cierto es muy bonito rodeado de su imponente lago Nahuel Huapi.
 
El circuito Grande dura todo el día y está muy bien. Te lleva por unos sitios que realmente son muy bonitos, paisajes, lagos, zonas vírgenes y nos tocó una guía que fue muy muy maja que por cierto tenia familiares en Logroño.
 
El circuito Chico es como unas dos horas por los alrededores de Bariloche la verdad merece la pena ya que puedes sacar grandes fotos.
 
Después de 3 días en Bariloche en el cual aparte del esquí  es muy típic el chocolate, os daréis cuenta por la cantidad de tiendas que hay, pusimos rumbo a Buenos Aires nuestra última estancia antes de volver a Casa.
 
Los tres últimos días en Buenos Aires fueron bastante buenos. Nos pusimos ciegos a comer carne buenísima y muy barata y hacer nuestras comprillas, visitar diferentes zonas de la ciudad tales como e estadio de la Bombonera, El barrio de San Telmo, Puerto Madero, El barrio de la Boca etc. Os recomiendo un día ir a un espectáculo de Tango. Fue muy entretenido aunque hay que tener cuidado porque ahí es donde le cobran bien a los turistas, al que fuimos nosotros estuvo muy bien era una especie de bodega subterránea a la cual accedías por un ascensor (no me acuerdo del nombre lo siento….).

 

La cuidad de Buenos Aires es una señora ciudad la cual se nota que ha tenido épocas muy importantes,  sus edificios, avenidas, teatros y paseos son impresionantes.

Os recomiendo un citytour por la ciudad ya que podéis palpar todo esto que os comento.  Como comentario general a la ciudad creo que le falta algo de inversión en modernizar ciertas partes que se han quedado totalmente obsoletas y se están deteriorando complicando la accesibilidad de la misma (ej. aceras).
 


 

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s